Make your own free website on Tripod.com

En mi preescolar me enseñaron
A

Llamar las cosas por su nombre,
Colocar junto lo que va junto y cada cosa en su lugar.
Culminar una actividad si la había iniciado
Esperar turno y respetar el turno de los demás.
Jugar sabiendo que puedo ganar y perder.
Ir de paseo todos agarraditos de la manos
Proteger los animales y las plantas.
Trabajar en grupo y ayudarnos unos a los otros.
Tener confianza en mi mismo, escoger qué, cómo y con quien puedo hacer alguna actividad. A Resolver conflictos sin agredir con palabras y muchos menos irnos a los puños.
Expresar mis ideas y escuchar con atención a los demás
Expresar mis sentimientos y emociones sin parecer débil.
Colaborar con la limpieza, preparar la merienda sin confundir mi identidad por ser varón.
Hojear libros de cuentos y sentir curiosidad por saber que dicen, colorear, rasgar, ensartar, modelar con plastilina mis primeras palabras: Mamá, papá y mi nombre.

 

TAMBIEN ME ENSEÑARON:

Amarme a mi mismo para poder amar a los demás.
Que distintas serían las personas, si en su jornada diaria dispusieran 45 minutos de su tiempo para aprender a compartir y ser cada día mejores seres humanos y al igual que el preescolar, adquirir las destrezas para construir y armar rompecabezas y una actividad colectiva todos unidos, armar los pedacitos que han quedado de la palabra :

HUMANIDAD.Abril 2001

(Norma Durán)